http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

jueves, agosto 20, 2009

¡Es sólo un juego!



Es muy difícil mantenerse ajeno a todo lo que se dice, se dijo y se dirá de este circo político-mediático que ha generado un simple juego. ¡Bah! dije simple juego, perdón, me olvide que esa pelotita que a todos alguna vez nos divirtió, se convirtió en uno de los negocios más rentables y de mayor llegada a las masas. No es casualidad que de un tiempo a esta parte presidentes, millonarios, políticos en campaña o proyectos de políticos inviertan en este jueguito.

Es muy cierto que los ceros, que van a la derecha de los enteros en los contratos publicitarios, conforman cifras inconmensurablemente millonarias, y lo transforman en algo muy rentable, eso no lo discute nadie. Y en este contexto es muy fácil caer en la típica frase, “tanta plata para el fútbol, se podría acabar con la pobreza”, o la muy escuchada hoy en día “esa plata se podría invertir en salud, educación”, por ejemplo.

No caigamos en los facilismos, tampoco creamos en la “liberación del fútbol”. Señores el deporte rey existió antes de los contratos millonarios, incluso antes de que Florentino Pérez creara su primera constelación de jugadores, el Real Madrid ya era gloriosamente grande. Antes de la era Grondona en AFA, la Argentina ya latía entorno a sus colores, el fútbol es parte de su cultura, más aún, ahora que la conozco, es la idiosincrasia de una gran parte de su pueblo.

Aquí está marcada una batalla política solamente, no creamos más que el fútbol es el culpable, en todo caso ¡El fútbol es víctima! ojo, no hago referencia a Boca y River. No, hablo desde su esencia, aquella que es capaz de parar un país y de generar sueños en los que lo sienten. Ese fútbol puro, que se respira, como en pocos lugares del mundo, aquí cerquita del río de la plata, siente que los millones lo están ahogando.

Basta de creer que somos tontos, el gobierno argentino necesitaba un golpe multimediático, y lo dio, utilizó al fútbol de Primera División para su objetivo. El monopolio de televisión por cable hizo muy mal su negocio y nos hizo caer a muchos con el famoso “deco”. Pero, atención, detrás de los dos movimientos esta el mismo hombre y la misma firma, el “Padrino” del fútbol latinoamericano y nuestro representante en FIFA, Don Julio Humberto.

Basta de tomar posturas ligeras sobre el tema, que lo único que hacen, es destapar el hemisferio político del cual estamos parados. Tu plata va seguir yendo como siempre al estado con fines desconocidos. Y el que quiera tener cable seguirá consumiéndolo como un usuario cualquiera.

Hasta los amantes del fútbol tenemos límites, es solo un juego, cierto, que mueve pasiones, y ahora millones. Pero que quede claro el juego hace los millones y no al revés… no vaya a ser que se nos equivoquen señores y señoras.