http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

sábado, noviembre 21, 2009

Soñar, Creer y Querer...

Qué se puede agregar a lo que ya hemos escuchado, a todo lo que se ha dicho de la presencia del Bolívar en tierra europea. Tal vez podríamos solo encuadrar este post en el sentimiento que nos generó ver a la hermosa camiseta celeste luchando una pelota, mostrando su juego a lado de, seguramente, dos de las más representativas camisetas del fútbol mundial.

Ver el escudo de la academia frente al del Real Madrid, y del Barcelona hace que sea imposible no soñar. Sí, es hora de admitirlo, alguna vez pensé que iba a despertar a la mañana bien temprano para ver a mi Bolívar disputando la antigua Copa Intercontinental, el miércoles 18 de noviembre del 2009, me volvió ese sueño tan intacto como cuando tenía diez años.

Ya lo he dicho en este blog un par de veces, el boliviano solo tiene que creer en sí mismo, no podemos conformarnos con poco, aún nos falta mucho camino por recorrer. Pero el impacto visual que quedo luego de la gira, a mí me ilusiona en seguir creyendo.

Yo vi a mi Bolívar jugar una final sudamericana contra uno de los más grandes clubes del mundo, ahora quiero verlo ganar, quiero gritar campeón, quiero viajar al otro lado del mundo y ver la Celeste codo a codo con los campeones de cada continente.

Si, ya lo sé, se me dispararon los sueños que tenía guardados, ese amistoso con el Barcelona, fue un simple entrenamiento, de lujo, con algunos jugadores del primer mundo, pero también creo que debe ser un disparador de factores, para que se acomoden y pongan a toda la comunidad académica alineada con este sueño.

Seguramente la base de esta lógica no es un descubrimiento mío, este sueño lo tuvo Don Mario Mercado, y seguramente los verdaderos referentes del club, como el gran Valdi Soria, el zurdo López, Fernando Salinas (por nombrar algunos), también lo tuvieron, y sin lugar a duda cada uno de nosotros alguna vez lo ha sentido como propio.

Ya no tengo diez años, y ahora aunque entiendo, y se, cómo se manejan muchas cosas en el mundo, por ejemplo: las ilusiones de las personas, aún así creo, y quiero seguir creyendo. Ya no como una utopía si no como un objetivo tangible.

No hay comentarios.: