http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

viernes, julio 23, 2010

Es hora de que gane el fútbol

No podemos permanecer ajenos a la crisis que esta viviendo el fútbol Nacional, es cierto que todos hemos sido testigos de años, y años de saqueos y administraciones corruptas en nuestro balón pie. Creemos que una intervención del gobierno, a la entidad madre de nuestro deporte rey, sería lapidaria para nuestro Club, para nuestra Selección y a simple vista es algo negativo en un corto plazo y eso no garantiza que a un mediano plazo esto que decimos inicialmente hemos sigo testigos, cambie.

Por eso como hinchas del fútbol, y como personas honestas y racionales, básicamente, pedimos a los señores dirigentes, actuales y pasados, dejen de ensuciar nuestro deporte; Dejen de vivir de nuestra ilusión; Dejen de comer de nuestros sueños. ¡Den un paso al costado!

Existe gente capaz de llevar adelante proyectos novedosos, creativos, lucrativos, formales, serios. Gente que ha vestido de corto y camiseta, que ha sentido la adrenalina de ser un jugador de fútbol y sabe qué es lo que sienten y necesitan nuestros jugadores, nuestros árbitros, nuestro público.

Todos: periodistas, hinchas, jugadores, dirigentes, árbitros, técnicos. Absolutamente todos debemos alinearnos hoy más que nunca para, de una vez por todas, producir un cambio en serio en nuestro país futbolero.

Basta de vergüenzas, basta de pisoteos, basta de mentiras, basta de ladrones. Es hora de ¡Qué gane nuestro fútbol, por amor al deporte! Háganlo.

domingo, julio 11, 2010

Gracias Sudáfrica!


Sudáfrica demostró que sin ser un país de primer mundo es posible organizar un evento de la magnitud de un mundial. Todos harán balances de lo que deja la Copa: España agrandó la familia de los campeones que ahora son 8. Sudamérica estuvo muy bien representada, tal vez, Brasil y Argentina se fueron demasiado temprano, pero, Uruguay recobró esa mística garra de campeón. Paraguay y Chile dieron un ejemplo de disciplina táctica e institucional para los nuestros. Alemania como siempre estuvo entre los primeros con una generación que le dará muchas alegrías de aquí en más. Holanda aportó brillo a momentos e inteligencia en otros, aunque le faltó más sutileza y le sobró rudeza en su tercera final de la historia. Ghana se convirtió en el país Africano más europeo del mundo y así consiguió sacar a USA, que era una revelación con una generación de futbolistas que no juega más al "soccer" si no al fútbol. Inglaterra nunca pudo ser las potencia que se esperaba, a pesar de tener la mejor liga del mundo, y quizás ese sea su pecado. Italia y Francia no dieron la talla de campeón y sub campeón y con escándalo de por medio se fueron casi sin haber llegado al Mundial.

El podio de los mejores no tiene a Messi, Kaká ni CR7, sino a Diego Forlán, Wesley Sneijder y David Villa. Lo cual demuestra que el juego aún esta limpio y no está vendido a ninguna marca deportiva y engrandece aún más a la participación charrúa, ya que, el 10 de la celeste fue el mejor 10 de la Copa, esos jugadores que se cargan un equipo al hombro y desde ahí hasta el zapatazo la clavan en el arco contrario cuando más se lo necesita.

Mundial que será recordado por las famosas vuvuzelas y aquel personaje octópodo llamado Paul. El papelón histórico de la huelga Francesa. Los groseros errores arbitrales, que deberán llevar a replantear algunas cosas de cara a 2014. La agilidad inusitada de la Jabulani, los penales errados por Ghana, España y Paraguay en cuartos. La locura de Abreu en su quinto penal. La frase maradoniana "la tenés adentro" y todas esas cosas que hicieron de esta fiesta mundial un momento inolvidable para los que amamos el fútbol. Gracias por todo Sudáfrica.

Ahora, seguramente tocará que el mundo no se olvide de esta gente que nos regalo la fiesta, esa que sufrió tanto, que luchó tanto, y que hoy pudo reflejar toda esa alegría pura que los caracteriza a la hora de sentirse libres. Tocará que la FIFA se acuerde que África es un continente olvidado y con índices altísimos de pobreza. Que esos monstruos que se construyeron en medio de la nada sean un punto de partida para que esas nadas sean polos de desarrollo y educación constante.

Es hora que el mundo le de las gracias a Sudáfrica y empiece una nueva era activa, porque sí, aunque nos cueste aceptar la vida continúa después del mundial y ahora es hora de empezar a vivir la espera de los próximos cuatro años que nos llevarán a otra realidad y otro continente, el nuestro no tan alejado al Africano.