http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

martes, noviembre 16, 2010

Super Clásico - Lo que pasó





Es increíble la pasión del fútbol en la Argentina, River y Boca llegaban al Monumental a jugar por ¡nada!, pero las tribunas eran una fiesta. Una fiesta que se olvido de invitar al fútbol. Pero los clásicos son así, hay que jugarlos y sobre todo hay que ganarlos.

River lo supo hacer, desde el primer tiempo con dos jóvenes Lamela y Pereyra haciendo el desequilibrio y con un orden que la semana pasada no lo tenían. Es una verdad que Matías Almeyda volvió justo hoy, y este es un jugador que ordena a cualquier equipo, un ejemplo de profesionalidad. En ataque a Pavone se lo notó cómodo pero sobre todo metido en cada pelota que le toco pelear. Ortega jugó, no mucho pero lo suficiente para ser ovacionado por el estadio al salir.

Boca, nunca se enteró que hoy jugaba el Super Clásico, los jugadores creyeron que seguían aislados por su téctnico, que además hoy, no le fue fiel a su esencia y lo pagó muy caro. Sus jugadores mareados en las ideas de Borghi nunca hicieron pie. Pie que le hizo falta a su máximo ídolo Riquelme, tan esperado este semestre para este partido, justo para este partido, en el que se volvió a lesionar. No tuvo nunca la pelota y tuvieron que entrar Chavez, Monzón y Viatri a tratar de rearmar el rompecabezas que el Bichi plantéo. Es cierto el único cambio que le salió bien es el que no pensaba hacer, el ingreso de Javi García fue lo mejor que le pudo pasar al DT.

Pero ¿qué pasó? River aplicó esa ley del ex infalible, y le puso una pelota en la cabeza de Maidana para batir al bueno de García. Luego de eso el mundo fue testigo dos papelones; Los locales con un pánico a no poder ganar pasaron del tiki tiki (que ya es pasado) a un "catenaccio" innecesario, cinco defensas, cuatro medios y un delantero para manejar un resultado que nunca corrió riesgo. Boca se vio sorprendido, pero no agradecido, más bien incómodo, con el regalo de la pelota que le dejaron y nunca supo que hacer con ella. Borghi quiso volver a aplicar su ley de vida futbolistica, linea de 3 y doble 9. Pero nada sirvió para lavar la pálida cara con la que llegaron a Nuñez.

Las repercusiones no se van ha hacer esperar, sin duda Boca Juniors no jugó a nada, y lo poco que tenían que hacer sus jugadores no lo entendieron. River Plate consiguió aire, y ahora deja la búsqueda del DT en "Statu Quo", eso, solo eso dejará este clásico un 1 a 0 justo y necesario para los locales, sin que sobre nada.

Super Clásico - La Previa




Hace muchos años que un River - Boca por un torneo local no se juega en un día de hábil de semana, así empezamos con lo inédito de este espectáculo. Partido de alto riesgo no por el entorno y las barras, sino por la realidad de los dos clásicos rivales. Ambos están sumergidos en crisis futbolísticas de las que no pueden salir. Los dos intentaron contratar DTs de buen paladar para recuperar su nivel este 2010, pero uno no llegó ni siquiera a estar en el banco para este partido, la promoción, los resultados y el pánico escénico de perder el partido dejaron a River con un DT interino una semana antes. Boca por otro lado, cada vez nada más en el mar de rumores del alejamiento de Borghi, sea cual sea el resultado su continuidad en el Xeinenze pende cada vez más de un hilo delgado y flaco.

JJ López el interino, es River Platense de corazón se juega un hito en su carrera, puede pasar hoy por la puerta grande del interinato a una confirmación que nadie se anima a decirla pero que los dirigentes esperan como un bálsamo de salvación. Con Ortega en cancha de casualidad porque Dieguito Buonanotte no llega fisicamente. Con Lamela y Pereyra llenos de esperanza y futuro se la juega por el 4-2-2-2.

El Bichi Borghi, hoy también se anotará una marca histórica en su carrera, cambiará su filosofía de juego, esa con la que parecía iba a morir en el campo de batalla. Hoy su famosa y cuestionada línea de 3 se transformará en una de 4 y su arquero no será más el Laucha Luquetti, si no Javi García volverá a asumir como salvador Boquense. Además el doble 9 no lucirá de movida, sera Mouche el partner de Palermo en la delantera de este obligado 4-3-1-2.

Almeyda y Riquelme, sintetizan perfectamente esta previa, golpeados y casi sin actividad en las últimas fechas llegan sin ritmo futbolístico, pero con la esperanza intacta de jugar el Super Clásico.

River - Boca no es un partido más, de lo contrario todo esto que les contamos no hubiera pasado una semana previa al partido. River - Boca no es solo un evento marketinero al que el mundo por un ratito le compra lo que venda. El River - Boca señores y señoras, es en resumen, la apología al fútbol argentino que tanta pasión nos despierta.