http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

lunes, marzo 28, 2011

La era comenzó, ahora si en serio



Quinteros debutó en el banco de la Selección Boliviana de Fútbol en un amistoso contra Letonia, viciado por las dudas en torno a su arbitraje, denuncias, investigaciones, apuestas, mafias, etc. La Federación Boliviana de Fútbol y el DT decidieron cambiar el plan; En lugar de jugar otra vez lejos y con dudas decidieron partir rumbo a Centro América, otra hora continente con países de fútbol muy inferior al nuestro.

Pero no, hoy nuestra realidad nos lleva a jugar con cuidados, con respeto a selecciones como Panamá con 11 titulares que juegan fuera de su liga, repartidos en Sudamérica y Europa. Y con Guatemala más humilde en nombres, pero físicamente muy bien dotada para imponer superioridad con muy poquito a una timorata selección boliviana.

Primer Capítulo: Quinteros puso dos delanteros en Ciudad de Panamá, las lesiones, bajas y calendarios coperos obligaron a poner a Jose Alfredo Castillo y Ricardo Pedriel juntos, inconexos no sumaron peso ofensivo. Al medio Loayza, Rudy Cardozo y García no generaron fútbol. Flores muy solo en la marca y el mal nuestro de cada selección, la defensa no solidifica acciones conjuntas ni individuales. El resultado ya conocido Panamá con muy poquito le alcanzó para ser muy superior y se llevó el amistoso por 2 a 0.

Segundo Capítulo: El DT de la verde decide ser fiel a sus ideas con las que llegó al cargo, línea de 4 al fondo, dos volantes de contención Flores y Robles. Sus mosqueteros al medio: Campos y Vaca, sumando a Cardozo con ellos y un nueve de punta. Probamos a Castillo y lo poquito que quedaba para definir era perdido en la nada. Sin juego ofensivo y con los problemas defensivos de siempre: Gol de una limitada Guatemala. Luego un rápido cambio de 9, Pedriel x Castillo, y algo cambio el delantero sumaba fútbol a los del medio, apoyaba y daba confianza a genera juego, el resultado a esa confianza fue el empate de Bolivia 1 a 1.

Insisto con que los amistosos no son para mirar resultados, pero de resultados se forman equipos. Sin duda que se debe ganar partidos para poder tener confianza y luego podamos además pedir que se juegue bien. “El fútbol es un estado de ánimo” dijo Jorge Valdano alguna vez en sus libros. Y claro Bolivia esta alicaída, pachorrienta y lastimosamente así entró a las canchas Centroamericanas. Pero veinte minutos de sacudón en Guatemala nos devolvió una sonrisa en un grito de gol. Que sea ese el inicio de una subida de ánimo verde de cara a lo que se viene: Copa América y principalmente una Eliminatoria que debe ser para todos prioridad y oportunidad fundamental para sacar a nuestro fútbol de su modorra desde hace ya 17 años.

martes, marzo 15, 2011

Punto de in-reflexión celeste


El fallecimiento del Dr Mauro Cuellar Caballero, ha generado una insulsa pero necesaria discusión entre la familia boliviarista. Y la verdad es que el cómo se recuerda a una persona es muy personal. La vida de cada uno también es algo ajeno a nosotros, buena o mala que fuera.

Un gracias por esos años que hemos vivido (hablando de resultados deportivos) no esta de más, al momento de rendir un homenaje a una persona, tan odiada como querida. Yo al Dr. Cuellar simplemente lo recordaré como aquel presidente de Bolívar que puso a la Academia en una final internacional, con todo lo que eso implica y agravando el recuerdo, que al frente estuvo el gigante de América, Boca Juniors.

También aprovechando que las corrientes son dos debemos decir a los "Baisistas" que la soberbia con la que se están manejando está acelerando la pérdida de paciencia de muchos. Creo que también la familia academica está agradecida por sanear económicamente el club, en el momento de mayor crisis financiera en la que se encontró en su historia.

Pero ya han pasado varios años de ese día que asumieron y siguen vendiéndo un proyecto que cada año se resetea y vuelve a empezar. Es importante que bajen la cabeza y entiendan que un club de fútbol como el Bolívar sin logros deportivos se transforma en un club más del montón.

En esta gestión nos ha tocado ver la goleada más dolorosa en los últimos años en la Liga contra un Oriente Petrolero, que es un producto del mal concepto de proyecto que manejan los actuales dirigentes, con jugadores y técnicos que no debieron irse de La Paz, hace muchos años que el Bolívar no es un equipo con alma. Sin referentes, sin un hombres capaces de poner el pecho a un mal momento futbolístico, que todos lo pueden tener.

Comparto que es hora de ejecutar un proyecto serio y a largo plazo en el país, OK, pero para eso no se puede tener un equipo con contratos de un año. No se puede cambiar de DT y jugadores cada inicio de temporada. ¡Eso no es un proyecto!.

Y parte de la humildad es reconocer que ese fue uno de los logros que tuvo Cuellar, y el resultado lo vimos todos en ese penal de Baldivieso a Nacional en el 2000; En esa mordida definición de Galindo en el Nuevo Gasómetro en 2002 y en ese golazo del Nacho García en el Siles ante la LDUQ en 2004. Ni que decir cuando latían nuestros corazones bolivianos al ver entrar la celeste ese 17 de diciembre a la Bombonera. Y cuando se paralizo el estadio cuando Tufiño reventó el travesaño de Abbondanzieri. Por todo eso un gracias Don Mauro, no está de más para la familia bolivarista, al margen de la imágen político- social con la que partió de esta Tierra.

Quizás, las personas mayores a mi recuerdan más momentos de los cuales se sintieron orgullosos de ser bolivaristas, quizás. Y ojala las personas menores tengan muchos más y a corto plazo.

Lo que siento ahora es que les toca a ustedes señores dirigentes recordar que también están de paso, como todos. El único que perdurará en el tiempo es el Club Bolívar.

jueves, marzo 10, 2011

La unión hace la fuerza

Esa pequeña frase grabada en cada una de las monedas que manejamos los bolivianos, es tan poderosa cuando se manifiesta en realidades tangibles. Ver el Hernando Siles lleno, con olas, gritos de gol, risas, alegrías de familias, niños, mujeres, hombres, jóvenes, viejos, TODOS, absolutamente todos al pie del cañón por una causa noble de donar 10 bolivianitos para recaudar fondos por una La Paz golpeada por las lluvias.

Un éxito la organización del evento se alcanzó la meta de la recaudación seguramente, pero más que eso hoy en el Siles muchos volvimos a entender que Bolivia es una sola y otra vez el fútbol al igual que en 1994 nos ha devuelto esa identidad nacional que muchas veces olvidamos guardada en nuestro interés personal y nuestro día a día.

En lo personal creo que me pasó lo que a muchos de los que crecimos con esta generación de los Diablos, los Baldis, y los Truccos como ídolos. Se me llenaron los ojos de brillo al ver (más gorditos), pero a los tipos que nos hicieron explotar el corazón en gritos de BOLIVIA y lágrimas de alegría y emoción.

Fue como que el tiempo no había pasado, centro de Borja y gol de Ramallo. Zurdazo del Diablo Etcheverry ¡uh! al travesaño. Gol! de Erwin “Platini” Sanchez. ¡Trucco! ¡Trucco! ¡Trucco! Increíble que hayan pasado más de 15 años y aún sigan siendo los mejores. Seguramente cuando bajen las revoluciones esto amerite una reflexión aparte.

Pero Hoy el Siles era una fiesta, Bolivia Unida por la Solidaridad de miles de personas que lo perdieron todo y millones de bolivianos dispuestos a dar lo que este a su alcance para que esto no quede así. Es hora de que esa unión se transforme en trabajo, juntos podemos seguir creciendo, levantándonos, pensando que esto no debería estar pasando. Previniendo y no lamentando.

¡Gracias por el corazón gigante de todos los bolivianos unidos!