http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

lunes, marzo 28, 2011

La era comenzó, ahora si en serio



Quinteros debutó en el banco de la Selección Boliviana de Fútbol en un amistoso contra Letonia, viciado por las dudas en torno a su arbitraje, denuncias, investigaciones, apuestas, mafias, etc. La Federación Boliviana de Fútbol y el DT decidieron cambiar el plan; En lugar de jugar otra vez lejos y con dudas decidieron partir rumbo a Centro América, otra hora continente con países de fútbol muy inferior al nuestro.

Pero no, hoy nuestra realidad nos lleva a jugar con cuidados, con respeto a selecciones como Panamá con 11 titulares que juegan fuera de su liga, repartidos en Sudamérica y Europa. Y con Guatemala más humilde en nombres, pero físicamente muy bien dotada para imponer superioridad con muy poquito a una timorata selección boliviana.

Primer Capítulo: Quinteros puso dos delanteros en Ciudad de Panamá, las lesiones, bajas y calendarios coperos obligaron a poner a Jose Alfredo Castillo y Ricardo Pedriel juntos, inconexos no sumaron peso ofensivo. Al medio Loayza, Rudy Cardozo y García no generaron fútbol. Flores muy solo en la marca y el mal nuestro de cada selección, la defensa no solidifica acciones conjuntas ni individuales. El resultado ya conocido Panamá con muy poquito le alcanzó para ser muy superior y se llevó el amistoso por 2 a 0.

Segundo Capítulo: El DT de la verde decide ser fiel a sus ideas con las que llegó al cargo, línea de 4 al fondo, dos volantes de contención Flores y Robles. Sus mosqueteros al medio: Campos y Vaca, sumando a Cardozo con ellos y un nueve de punta. Probamos a Castillo y lo poquito que quedaba para definir era perdido en la nada. Sin juego ofensivo y con los problemas defensivos de siempre: Gol de una limitada Guatemala. Luego un rápido cambio de 9, Pedriel x Castillo, y algo cambio el delantero sumaba fútbol a los del medio, apoyaba y daba confianza a genera juego, el resultado a esa confianza fue el empate de Bolivia 1 a 1.

Insisto con que los amistosos no son para mirar resultados, pero de resultados se forman equipos. Sin duda que se debe ganar partidos para poder tener confianza y luego podamos además pedir que se juegue bien. “El fútbol es un estado de ánimo” dijo Jorge Valdano alguna vez en sus libros. Y claro Bolivia esta alicaída, pachorrienta y lastimosamente así entró a las canchas Centroamericanas. Pero veinte minutos de sacudón en Guatemala nos devolvió una sonrisa en un grito de gol. Que sea ese el inicio de una subida de ánimo verde de cara a lo que se viene: Copa América y principalmente una Eliminatoria que debe ser para todos prioridad y oportunidad fundamental para sacar a nuestro fútbol de su modorra desde hace ya 17 años.

No hay comentarios.: