http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

jueves, julio 07, 2011

La Copa de la otra Argentina







Pocas veces la Argentina se muestra tan federal como lo está haciendo en esta Copa América 2011. A medida que nos toca alejarnos del centro de la ciudad de Buenos Aires, la Copa toma calor: La Plata, Santa Fé, San Juan, Córdoba, Mendoza, Salta y Jujuy viven un evento inédito en sus entrañas.

Nos toca visitar el norte argentino, una deuda pendiente desde que pise suelo argento. Gracias al fútbol llegamos a ese tan olvidado rincón del país que lejos del epicentro político tiene una sociedad cálida, futbolera y colapsada por la presencia del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

La 43° edición de este evento sudamericano nos permite ver lugares que el turista naturalmente anclado en los lujosos y coquetos barrios porteños de Recoleta y Palermo deja pasar desapercibida. San Salvador de Jujuy es una especie de pequeña Bolivia en pleno territorio argentino, con bellezas naturales, con el típico desorden y colorido de nuestra gente en las calles y sobre todo con un clima que invita a visitar escapando del invierno capitalino.

Jujuy seguramente es la ciudad más invadida por emigrantes bolivianos que radican en esta nación, personas que desde hace décadas han visto pasar generaciones boliviano-argentinas ante sus ojos. Claro, los medios los obligan a escuchar y ver las noticias de la capital del país y se quejan que acá nadie se acuerda de poner gas para la calefacción en las escuelas y los niños deben ir a clases igual. En Buenos Aires los padres no permiten que sus hijos vayan por el frio, pero en realidad como todos acá saben que son simples disputas políticas.

Lejos de las garras de la oposición “Macrista”, Jujuy parece ser una base fuerte del “Kirchnerismo” hoy convulsionada por la llegada del presidente Morales y la selección Boliviana, la capital norteña se viste más que nunca de rojo, amarillo y verde para llenar ese estadio del lobo jujeño que vio alguna vez en sus filas a Óscar Sanchez, Iván Sabino Castillo y Marco Sandy entre otros aficionados que pasan anónimos la frontera en busca de cambiar sus vidas.

No hay comentarios.: