http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

miércoles, diciembre 07, 2011

Vale más un líder enojado que 10 separados

Que importante ha sido para The Strongest el regreso de su capitán a las canchas. Es cierto, con Pablo Escobar también había perdido, pero la seguidilla de 6 partidos sin ganar tenían al Tigre atado entre las cuerdas de una primera fase que casi los deja sin PlayOffs.

Justo para el partido decisivo volvió Escobar de esa suspensión de tres partidos por irse de boca, aduciendo defensa personal a los insultos que lo enojaron. Con su retorno el equipo de Mauricio Soria encontró la paz, goleando a un equipo verdolaga por 5 a 0, asegurándose un cupo en estos cuartos de final que lo ponían de frente a su rival de todos los tiempos.

Escobar ya al salir del campo de juego el miércoles pasado ante Oriente Petrolero a los gritos unifico a su plantel, que venía jugando bien pero sin brillar ni sumar, los llevo a saludar a su hinchada en la Curva Sur, justo cuando estaba en el peor punto de quiebre entre las cuatro patas de un club: Dirigencia, Cuerpo Técnico, Jugadores e Hinchada. Esa actitud captada por sus compañeros fue como aplicar la cura necesaria a ese resquebrajamiento que le hacía falta a este Tigre herido, Vaca regalando su camiseta, Gonzáles saludando al público y cosas que eran impensadas hace días atrás.

El primer Clásico Paceño dejó un uno a cero en contra y Escobar fue el encargado de aclarar que el equipo gualdinegro no tenía nada perdido y que iban a remontar ese score. En el partido revancha desde el primer minuto se cargó el equipo al hombro, potenciando las figuras de Chumacero, Ramallo, dos jóvenes figuras que estaban a punto de apagarse este 2011, pero que con su capitán encendido se contagiaron de esa luz que con cuatro goles no dejan resquicio alguno a la duda.

Escobar es sin duda un líder positivo que cuando está tocado desde el orgullo saca su mejor gala de futbolista, hoy esa manera de vivir el fútbol logró darle a los hinchas atigrados un lugar en las semifinales contra la historia reciente, con la corriente empujando al otro lado. Escobar volvió a ser esa cura para unir una familia dividida y encaminarla a un objetivo común que a muchos se les había olvidado hace un par de semanas atrás.

No hay comentarios.: