http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

jueves, mayo 10, 2012

Mientras soñar sea gratis…. volveremos



Me hubiera gustado poder verle la cara al presidente de la Liga del fútbol Profesional Boliviana, o quizás al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol después de una noche como la que vivió nuestro país. ¿Se habrán puesto un poquito colorados?

Sabiendo el resultado de la excursión académica a Villa Belmiro -recordemos que pasaron 12 años- si, una docena de 365 días, para que un club boliviano cruce de fase y llegará a un mano a mano. La aventura disfrazada de sueño duro 97 minutos, los primeros noventa en La Paz y siete en la ciudad de Santos, luego el "firulete" brasilero hizo que llovieran goles y le devuelva con adoquines en la cabeza a cada jugador de la academia a nuestra realidad, el "mejor" equipo del país, uno de los dos campeones del 2011 perdió por K.O, de tantos golpes en forma de goles, que le propinó el campeón de la liga con más nivel del continente.

Una goleada histórica, la más abultada para Bolívar en Copa, nos dice una vez más que si queremos jugar a ser equipos de primer mundo, hace falta un poquito más de lo mismo, FORTALEZA MENTAL para creer que se puede, ese plus que permita suplir lo que futbolísticamente no alcanza, ese extra que reemplace lo que nuestra dirigencia no es capaz de crear, ese salto para salir de la mediocridad que no nos deja crecer.

Ojo, no es un reproche al Bolívar del Profe Hoyos, para con quien debemos estar más que agradecidos, para muchos desde su verso es alguien que vendió humo, para los que tuvimos la suerte de conocerlo, sabemos que es un creyente de que todo eso que hace falta esta en la sangre nueva, está en el orden lógico de las cosas: Cosechas primero, cuidas la plantación y luego la conviertes en riqueza.

Si este resultado marca el final de un ciclo, será un nuevo error dirigencial, pero si pasa eso, personalmente me quedará la sensación de un gracias a Ángel Guillermo Hoyos y su cuerpo técnico por creer en el fútbol boliviano a pesar que nosotros mismos no creemos.

Es difícil no mezclar los temas futboleros de la agenda, cuando el mismo día que golearon a Bolívar en Brasil, su equipo de emergencia con siete jugadores perdía por W.O. Técnico al quedar con seis por lesión de Taborga y no poder seguir el juego. Claro, dentro de todo fue lo más coherente, jugar dos o quizás tres partidos para cualquier equipo del mundo el mismo día es un insulto, una invitación impresa a perder los puntos sería más formal y adecuada.

Esas cosas son tan propias de las miserias de nuestro fútbol, querer sacar ventajas dentro una pobreza futbolística es casi o más absurdo que no dejar que un equipo con méritos deportivos tenga doble premio de jugar copas en un mismo año. O de que sus equipos destinados a jugar el descenso indirecto jueguen para atrás, sin ninguna intención de ganar puntos porque quieren elegir el rival. Nuestras miserias son tan patéticas que no somos capaces de elegir a los hombres que comandan nuestro fútbol porque se acomodaron de tal modo que a nadie le consta hasta cuando durarán sus mandatos.

Lo cierto es que me gustaría creer que algún dirigente se avergonzó, al menos se sonrojó. Pasaron doce años para volver a vibrar con la fase de octavos de final y sufrimos ocho goles, vimos un walk over técnico a nivel profesional y fuimos testigos de dos equipos que pelean descenso que no quieren ganar. Algo mal estaremos haciendo ¿no?

Pero como esto es gratis, soñar digo, no cuesta materialmente nada aun, volamos, pecamos de inocentes porque la realidad nos devuelve con toda la fuerza de la gravedad a la tierra, caemos como podemos, magullados, golpeados, nos paramos y seguimos creyendo que un día será nuestro día de suerte y nos tocará la gloria de los gigantes, el tiempo dirá cuando nos cambiará esa suerte.

No hay comentarios.: