http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

viernes, mayo 25, 2012

¿Qué más se puede decir? ... Gracias!




Barcelona campeón de la Copa Del Rey, una vez más, pero no es una copa cualquiera, esta Copa jugada entre Catalanes y Vascos, que re editaron la del 2009, aquella que fue el punto de partida de una era - a la que doy gracias por ser contemporáneo- hoy ese mismo punto de partida le dio el cierre perfecto al círculo, a ese círculo del fútbol perfecto. Y es que con este Barcelona de Guardiola todo fue tan pulcro, tan exacto que hasta el final de la era estaba marcado en ese mismo punto de partida.

Josep Guardiola es el técnico que más números nos obligó a anotar, ha ganado 14 de las 19 competencias que jugó, dejó pasar una sola Liga, dos UCL y dos Copas del Rey, perdió una sola final que jugó, en cuatro años. Ha ganado más del 70% de los partidos que ha jugado. Pero más allá de los números de Guardiola y su equipo nos han enseñado que el fútbol requiere más que despliegue físico: Cada jugador tiene un mundo en la cabeza, un mundo que Guardiola supo explotar a favor de un equipo plagado de estrellas. Sin egos, en la convivencia de un equipo “amateur” y con la grandeza de tener a los mejores jugadores del mundo. Xavi e Iniesta por ejemplo en esta era valuaron sus cerebros por encima de sus pies.

Barcelona a pesar de tener su onceno de memoria, cada vez que tenía que hacerlo, sorprendía tácticamente al mundo con la perfección que lograba en sus variantes. Este equipo demostró que al fútbol se juega con y sin pelota. La presión, la asfixia lenta a la que sometía a sus rivales en la marca, no fueron más que una causalidad del trabajo de su técnico. Estudioso desde el día uno que le tocó agarrar a este equipo, potenció al mejor jugador de su cantera y aún sin saber de que posición juega, hizo que Messi sea el mejor del mundo con la habilidad que solo él tiene, se convirtió en el soldado más fiel de Guardiola.

Convirtió a Puyol en un ícono, a Piqué en un caudillo, a Valdés en un arquerazo, a Mascherano le dió larga vida haciéndole creer que es un gran central, Busquets se volvió elegante, Pedrito paso a ser Pedro, Dani Alves aportó toques brasileros a esta cantera de nombres que pasaron vestidos de azul grana en Cataluña, Abidal, Keita, Toure, Eto’o, Ibra y Alexis.

Así Barcelona pasó estos cuatro años 2008-2012, dando cátedra de juego, y se convirtió en el mejor de la historia, quizás esta aseveración sea injusta con equipos del pasado, pero los números lo avalan así. Barcelona de Guardiola fue de nuestros tiempos, nos dio la responsabilidad de imitarlos por el mundo, de difundir su filosofía, de comunicar que el fútbol se ha dejado de jugar con los pies para sentarse a pensar que antes de patear una pelota, se debe planificar un proyecto que empieza en la casa y termina así, coherentemente en la gloria del fútbol mundial.

Hoy será un hasta luego, seguramente el fútbol aprenderá de ustedes, dejan un legado que tomará valor con el transcurrir de la historia. Seguramente tendremos el gusto de volver a encontrarnos, tendremos el honor de disfrutar, de seguir escribiendo páginas de oro, porque dejaron la vara bien alta para que los demás sigan ese camino

Gracias Guardiola, gracias Barcelona, a nosotros nos tocará contar lo que aún queda en nuestra retinas. De corazón futbolero, gracias una vez más.


1 comentario:

Vladimir dijo...

Magistral Betein !!