http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

sábado, junio 09, 2012

“Ojala que sea el punto de partida”



Eso dijo Gustavo Quinteros al terminar el partido de Bolivia 3 – Paraguay 1 en la conferencia de prensa. Ese deseo del DT es el de todos y cada uno de los bolivianos, desde los más escépticos, pasando por los pesimistas y terminando en los que más sufren, los optimistas.

Bolivia sale del fondo del sótano el mismo día que Chile trepa a la punta, ese Chile que nos amargó la ilusión hace una semana hoy apaga la algarabía de Venezuela y nos hace pensar otra vez el para qué estamos (¿?) …

Hace unos meses cuando Colombia nos ganó bien en el Siles ya nos respondíamos a esta cuestionante, Bolivia esta para sufrir en esta Eliminatoria, sufrir no es sinónimo de fracasar, ojo, sufrir puede ser estar ganando a Paraguay por 1-0 y errar un penal, complicarse un partido y de repente explotar en alegría por dos golazos de Escobar, sufrir también puede ser eso.

Por qué no pensar que sufrir en nuestro caso pueda ser sumar lo que el cuero nos permita, lo que las ganas de nuestros jugadores puedan, hoy vimos un equipo nuevo –de nombre y hombres- renovado, sólido en defensa a pesar de ser inédita, tres debutantes, Jimenez, Valverde y Barba que rayaron el juego perfecto junto a Vargas; Chumacero paso la crisis del debut y hoy fue junto a Walter Flores el corazón del equipo; Escobar con sed de revancha y pie firme para los goles; Marcelo Martins fundamental sin pelota, creando espacios y siendo clave para la referencia de los nuevos; Alcides Peña a gritos pedía una chance como la de hoy, Mojica con altas y bajas es importante si se acomoda al puesto, Cardozo cada que ingresa no desentona y suma mucho. Salvo Galarza, Escobar, Flores y Martins todos son savia nueva para esta selección se potenciaron con estos experimentados y sobre todo contagiaron las ganas, olvidaron la apatía y el ritmo cansino.

Hubo hambre en la cancha. ¡Se contagió nuestro público! ...  Es cierto Chile era muy superior a nosotros, Paraguay en cambio fue mucho menos de lo que se esperaba, la altura se mimetizó más en las fórmulas que usan los rivales, claro está, que no hay nada escrito y nada dicho sobre este tema para los que llegan.

No seamos resultadistas, me abstuve de escribir el sábado pasado, por qué en el fondo de mi corazón verde sabia que a Paraguay le íbamos a ganar, perdiendo con Chile quizás no nos eliminamos aún del torneo y con Paraguay quizás no nos clasificamos a ningún lado, pero me sigo respondiendo a mi mismo a esa pregunta del para qué estamos, fecha a fecha ilusionados. Quizás la victoria de Chile en La Paz y en Puerto La Cruz sean los 6 puntos que parten la tabla, Argentina, Uruguay, Chile y Colombia se están anotando los cupos fijos al Mundial. Pero abajo quizás Bolivia pueda estar para pelear de tú a tú con los otros, incluyendo Venezuela esa media plaza.

Quizás este emocionado con ver ganar a Bolivia jugando al fútbol, quizás sólo quedó aún en los oídos esos "olés" del Siles, quizás en Quito sumemos un punto al menos, y si, quizás jugando los dos partidos de local que nos quedan este año podamos entrar en alguna charla donde podamos responder al fin esta pregunta que me quita el sueño ¿Para qué estamos?

Ojala tanto quizás se transforme en ese deseo de Quinteros, y esté, de verdad sea el punto de partida de lo que soñamos, y no sea un Deja Vu de viejas ilusiones bolivianas. 







No hay comentarios.: