http://help.blogger.com/bin/answer.py?answer=46870

martes, diciembre 03, 2013

Un antes, un después y un continuará...



La vida es así, como el fútbol, -aquí es donde se ríen todos de mi- pero les juro ... 90 minutos pueden reflejar aquella historia de ese amor que se quedará grabado como el mejor partido de nuestra vida.

Imaginémonos que tenemos el partido por el que soñamos desde que pateamos una pelota; Ese partido estaba 4-3 en contra nuestra -lo veníamos ganando cómodos 3-1 y nos lo dieron vuelta- ya corren 85 minutos de juego, la pelota no entra, se aleja la chance de ganar... el tiempo comienza a apretarnos las ideas, la presión comienza a nublarnos la mirada, y sólo un pelotazo al área puede salvarnos. Llueven desesperados los balones buscando al zaguero que se fue desesperado a buscar el empate para ir aunque sea a los penales.

Nada, el gol no llega, el arbitro inexplicablemente da 8 minutos de adición, pero nada, podíamos pasar un año entero y sin poder hacer el gol de la victoria, el silencio se apodera del estadio, se escucha el pitazo final, caemos de rodillas contra el césped, no somos capaces de levantarnos de ahí - no fue un partido más - la hinchada también mira el campo en silencio, los ganadores se abrazan, festejan el agónico triunfo, nosotros no podemos ni siquiera levantar la mirada, estamos exhaustos, jugamos el mejor juego de la historia, pero aún no lo sabemos.

La gente que fue testigo del encuentro, recordará estos 90 y pico de minutos por siempre, nosotros también lo haremos, habrá sido sin duda el mejor de nuestra vida -PERO PERDIMOS- y eso le quita ese sabor a los histórico por ahora. La derrota no nos deja ver lo glorioso de ese juego. Ya pasará...

Llegará de nuevo la chance de jugar, y de ganar, pero ese partido que fue el que nos hizo vivir de nuevo será el que marque para siempre nuestras vidas, ese juego tendrá un antes y un después. La vida siempre se encarga del continuará... quien sabe en otro estadio, con otro público, volveremos a estar frente a frente para comenzar de nuevo a escribir la historia grande del partido nuestras vidas.

Aunque quizás no lo entienda... dedicado al amor de mi vida, te amo.